ERASE UNA VEZ JEAN PIERRE VERNANT PDF

Finalmente, Acrisio reina en Argos y Proito, en Tirinto. Les parecen excel- sas. Tal vez sea la fragilidad de su belleza o el hecho de que, por no ser inmortales, es necesario tomarlas en lo mejor de su juventud y su encanto. Acrisio no le cree. Sacrifica a la doncella convertida en nodri- za, justamente sobre el altar de Zeus en su palacio. No puede mancharse las manos con la sangre de su hija y de su nieto.

Author:Dailkree Kazir
Country:Guinea-Bissau
Language:English (Spanish)
Genre:Politics
Published (Last):2 November 2006
Pages:103
PDF File Size:14.57 Mb
ePub File Size:15.7 Mb
ISBN:399-3-51005-952-5
Downloads:57431
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Shaktigor



Finalmente, Acrisio reina en Argos y Proito, en Tirinto. Les parecen excel- sas. Tal vez sea la fragilidad de su belleza o el hecho de que, por no ser inmortales, es necesario tomarlas en lo mejor de su juventud y su encanto.

Acrisio no le cree. Sacrifica a la doncella convertida en nodri- za, justamente sobre el altar de Zeus en su palacio. No puede mancharse las manos con la sangre de su hija y de su nieto.

Decide recluirlos nuevamente. Un pescador, un hombre de estirpe real lla- mado Dictis, encuentra el cofre y lo abre. Los acoge como si fueran miembros de su propia familia. El hermano de Dictis, llamado Polidectes, es el rey de Serifo. Quiere desposarla, o al menos conquistarla. Cada uno debe aportar un obsequio. Para ello debe presentar a los tutores de la joven toda clase de objetos lujosos y caros. Cada uno hace gala de generosidad y nobleza. El rey pide que le regalen sobre todo muchos caballos.

Lo dice sin pensarlo. Uno no puede incumplir sus promesas, incluso las jactanciosas. Perseo debe traer la cabeza de la Gorgona. Eso nadie lo sabe. Por lo tanto, debe traer la cabe- za de Medusa. No es un asunto sencillo. Primero hay que encontrarlas, y para eso Perseo debe seguir una serie de etapas, pasar varias pruebas, con ayuda de los dioses protectores.

Debe aprovechar la oportunidad en que ninguna de las tres lo tiene. Ellas se lo pasan para estar siempre vigilantes. En el viejo juego, hay una cuerda larga por la cual se desliza una sortija. Perseo no se equivoca. Le dan a Perseo lo que les pide. Primero, la velocidad. Con la cabeza cubierta por el gorro de Hades, los muertos se vuelven sin rostro, invisibles. Esta cofia representa el estado de los muertos, pero el ser viviente que la obtiene se vuelve invisible como un espectro.

Puede ver sin ser visto. Velocidad, invisibilidad. Le hacen aun un tercer regalo, la kybissis, un saco o alforja donde el cazador coloca la presa una vez muerta. A todo eso Hermes agrega como obsequio perso- nal la harpe, la hoz corva que corta cualquier objeto por duro que sea.

Son seres monstruosos, cuya naturaleza incluye rasgos absolutamente contradictorios. Dos son inmortales; la tercera, mortal. Cabeza femenina y masculina a la vez, espantosa, aunque a veces se habla de las bellas Gorgonas o la bella Medusa. Se las ha retratado con barba. De esa boca deforme salen aullidos terribles, como al golpear un bronce, que paralizan de terror. Lo peor son los ojos. Quien cruza una mirada con ellos se transfor- ma en piedra. Todo lo que constituye el ser vivo, movilidad, flexibili- dad, calor, suavidad del cuerpo, todo se convierte en piedra.

No hay manera de escapar de ello. Perseo no hubiera triunfado si Atenea no le hubiera brindado sus consejos y una ayuda importante.

Para eso, en el momento de blandir la harpe debe volver la cara hacia otro lado. Si no la mira, corre el riesgo de cortarle un brazo o cualquier otra parte del cuerpo. Da el golpe, recoge la cabeza y la introduce en la kybissis, cierra la alforja y huye.

El grito de Medusa despierta a las otras dos Gorgonas. El reino sufre graves azotes. La desgraciada gime, su llanto llega hasta Perseo, que viaja por el aire; la escucha y la ve. Va en busca de Cefeo, quien le explica lo que sucede. Perseo promete liberarla si se la da como esposa. El monstruo avan- za hacia ella, descomunal, aterrador y aparentemente invencible.

El monstruo de boca inmensa azota las aguas con la cola. En el aire, Perseo se coloca entre el sol y el mar de manera que su sombra se proyecta sobre el agua delante de los ojos de la bestia. La sombra se refleja en el espejo del agua tal como Medusa se reflejaba en el escudo de Atenea.

Se precipita sobre el reflejo, y en ese momento Perseo se lanza desde lo alto y lo mata. La lleva a la playa y en ese momento acaso comete un error. Toma la alforja, ahora bien cerrada, y llega a Serifo donde lo esperan su madre y Dictis. Ambos se han refugiado en un santuario para escapar de Polidectes. Perseo decide vengarse del rey malvado. Co- men y beben, es una gran fiesta. Llega Perseo, abre la puerta y recibe los saludos de todos.

Retira la cabeza de Medusa de la alforja, la alza y vuelve su mirada hacia la puerta. Los comensales quedan paralizados en las mismas posiciones en que estaban. Perseo vuelve a guardar el ojo petrificador en la alforja. Se puede decir que en ese momento termina la historia de Medusa. Queda la de su abuelo, Acrisio. Se le ocu- rre que puede reconciliarse con su abuelo. Cuando llega a Argos, Perseo se entera de que su abuelo asiste a los juegos en otra ciudad.

Uno de los juegos es el lanzamiento del disco. Perseo vacila en ocupar el trono de Argos, que le corresponde. Suceder a un rey al que ha matado no le parece correcto. Puesto que Proito, her- mano del rey difunto, reina en Tirinto, Perseo le ofrece el trono de Argos. En cuanto a la cabeza del monstruo, la ofrece como regalo a Atenea, quien la convierte en pieza central de su armamento.

JAYNE ANN KRENTZ TWIST OF FATE PDF

El universo, los dioses, los hombres

Bradal Withoutabox Submit to Film Festivals. Romanzo coinvolgente e mai noioso, rispettoso del passato e totalmente proiettato nel presente. There are no discussion topics on this book yet. Amazon Music Stream millions of songs.

DVR AUTOFFICINA MECCANICA PDF

Jean-Pierre Vernant

.

Related Articles